La pasada semana tuvo lugar la sexta edición de la exclusiva Paris-Modena, vuelta ciclista benéfica organizada por Maserati como una invitación a los clientes y fans de la marca del Tridente, los deportistas y los amantes de las dos y cuatro ruedas de viaje en la montaña, alternando el esfuerzo físico y el placer de la ejecución en el más puro estilo de gran turismo.

Como su nombre lo indica, Paris-Modena discurre entre las dos ciudades que su nombre indica, sin el más mínimo elemento de competencia, pasando por hermosos parajes y ciudades más bellas del viejo continente. Un viaje por la gastronomía, la alta montaña, la arquitectura… Un viaje tanto exterior como interior, pues supone una buena oportunidad para medir tus límites, de llevar al extremo tu resistencia, o simplemente una experiencia única para disfrutar del valor del esfuerzo. Además, cada kilómetro cubierto por cada participante recauda 1€ para la Asociación Rêves, dedicada a cumplir los sueños de niños gravemente enfermos. 1926 km divididos en 5 etapas, un total de 48.150€ donados a la asociación.

Participantes coronando el Sommet du Ventoux.

En esta edición de la París – Módena, ha visto la salida de 25 ciclistas, entre ellos Paul Belmondo, Davide Cassani, el entrenador de la selección italiana de ciclismo; ciclista como Alessandro Ballan, Marco Velo y Niccolò Bonifazio. Presente, también, José Miguel Antúnez, ex capitán de la Selección Española de Baloncesto y la Estrella Michelin, el chef Andrea Sarri. En anteriores ediciones se ha contado con figuras ilustres como el gran Miguel Indurain, o Rafael Medina entre muchos otros.

Imagen de la edición 2017.

Durante la primera etapa, el grupo de 25 fue escoltado a lo largo de la ruta por una flota de Maserati Levante, Ghibli y Quattroporte concluyendo en Gargas, la Provenza, incluyendo la subida al Mont Ventoux.

En su segundo día, el grupo pedalearon a través del impresionante paisaje de las Gargantas del Verdon. Para luego, durante el tercer día, trasladarse a bordo de un avión privado que les llevó desde Niza a Grosseto, donde fueron recibidos por el Eurofighters de la 4° Stormo. Los ciclistas subieron la cruz del sur de la Toscana, la visita a la Abadía de San Galgano antes de llegar a la Bagnaia, la hermosa ubicación donde se sitúa Bulgari – el histórico socio de la Maserati– donde recibieron una presentación exclusiva de relojes hechos en colaboración con la marca del Tridente.

Durante este miércoles, 5 de junio, la ruta continuó por el cruce de la Campiña de Siena, haciendo parada en la Piazza del Campo. Posteriormente, el grupo viaó a través de algunos de los más bellos caminos blancos de la zona de Chianti, famosa por el evento de ciclismo “Eroica”, llegando a Fonte de’ Medici, una pequeña aldea de la propiedad de Marchesi Antinori.

Concluyó su última etapa, que tuvo salida en Sasso Marconi y la llegada a la Panini Museo, una de las colecciones más importantes de la historia de Maserati y el mundo.

Participante rellenando su bidón con la bebida hipotónica Hydrazero

Este año, Paris-Módena ha contado con el apoyo de Maserati, Merida Bikes, Octo Telematics, Bulgari, Bikevo, Ale Cycling, Salice, BIO Hombre, Audes, FIAT Professional, Antinori y 226ERS.

Ya es el cuarto año que colaboramos facilitando la suplementación: antes, durante y después de cada etapa. Aportando consejos nutricionales y revisando y adaptando los menús diarios de los deportistas para adaptarlos a las necesidades nutricionales de la prueba.

 

Participantes a la finalización del evento en la sede de Maserati